/themes/plugins/font-awesome5/css/all.min.css
Menú principal
Información útil
Comprar
Vender
Enlaces útiles
À propos de Via Mobilis
Hola, identifíquese por favor
  Publique un anuncio
Mis espacios
Reglamentación

El 90% de los camiones pesados deberá estar libre de emisiones de CO2 en 2040

Via-Mobilis - le 22/02/2023 15:49 - Por
Reglamentación

La Comisión Europea rebaja su propuesta de reducción de emisiones para camiones pesados, en un enfoque gradual de recorte de emisiones, que ya en 2030 debe alcanzar el 45% de reducción frente a 2019.

La Comisión Europea ha propuesto  nuevos y ambiciosos objetivos en materia de emisiones de CO2 para los vehículos pesados nuevos a partir de 2030. En esencia, esta nueva propuesta relaja ligeramente la primera y más ambiciosa lanzada por la Comisión, que preveía el fin de los motores de combustión en vehículo pesado para 2040.

Ahora, la propuesta introduce progresivamente normas más estrictas en materia de emisiones de CO2 para casi todos los vehículos pesados nuevos con emisiones certificadas de CO2, en comparación con los niveles de 2019, y concretamente señala unos objetivos de reducción progresiva:

-         reducción del 45 % de las emisiones a partir de 2030.

-         reducción del 65 % de las emisiones a partir de 2035.

-         reducción del 90 % de las emisiones a partir de 2040.

Eso si, para estimular una implantación más rápida de los autobuses sin emisiones en las ciudades, la Comisión propone que todos los autobuses urbanos nuevos sean sin emisiones a partir de 2030.

Desigual acogida

La propuesta, ha sido acogida de forma desigual entre los diferentes actores  que intervienen en el sector del transporte por carretera, en especial en lo relativo al margen del 10% de ventas de vehículos de combustión que se propone mantener más allá de 2040.  Así, organizaciones  internacionales de transporte como IRU, opinan que “si nosotros, como sector, solo podemos contar con un porcentaje muy pequeño de ventas nuevas de vehículos basados ​​en combustión, hay dudas de que esta sea una opción real y práctica para nosotros”, y reivindican el papel que puede y debe jugar, a su juicio, los combustibles neutros en carbono que “independientemente de su origen, (biocombustibles fósiles o sintéticos) tienen un elemento esencial en común: cuando se queman, liberan en gran medida la misma cantidad de CO₂ que la que se absorbió de la atmósfera durante su producción, lo que compensa las emisiones de CO₂”.

En el otro extremo de la baraja, se sitúan organizaciones ecologistas como Transport&Environment, que afirma que “el objetivo de reducción del 90% de las emisiones de CO2 propuesto para los fabricantes de camiones prácticamente garantiza que los camiones de mercancías diésel seguirán circulando por las carreteras 10 años después, en 2050”. Además, también critican el enfoque gradual de  la propuesta,  según el cual los fabricantes de camiones tendrían que reducir las emisiones medias de CO2 de sus vehículos nuevos sólo un 45% en 2030 (respecto a los niveles de 2019/2020), lo que en su opinión “va por detrás de los planes de los propios fabricantes de camiones".

Favorecer la transición energética

El argumento ya conocido de la Comisión  es que estos objetivos contribuirán a reducir las emisiones de CO2 en el sector del transporte, “ya que los camiones, los autobuses urbanos y los autobuses de larga distancia son responsables de más del 6 % de las emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEI) de la UE y de más del 25 % de las emisiones de GEI del transporte por carretera”.

En consonancia con los objetivos del Pacto Verde Europeo y REPowerEU, esta propuesta también tendrá un efecto positivo en la transición energética, al reducir la demanda de combustibles fósiles importados y mejorar el ahorro y la eficiencia energéticos en el sector del transporte de la UE. Redundará en beneficio de las compañías de transporte y los usuarios europeos al reducir los costes del combustible y el coste total de la propiedad, y garantizará un mayor uso de vehículos más eficientes desde el punto de vista energético. También mejorará la calidad del aire, sobre todo en las ciudades, y la salud de los europeos.

Según T&E, los legisladores deberían imponer una reducción del 65% en 2030, equivalente a los objetivos de ventas de vehículos sin emisiones ya anunciados por Daimler Truck y Volvo Trucks”.

Precisamente los fabricantes de camiones también  plantean ciertas dudas respecto al cumplimiento de unos objetivos tan ambiciosos, aunque no precisamente por la parte que les toca. Así, Martin Lundstedt, presidente de la junta de vehículos comerciales de ACEA y director ejecutivo de Volvo Group  afirmó en respuesta a la propuesta de la Comisión Europea que “estamos listos para cumplir. Sin embargo, llegar a -45% ya para 2030 es muy ambicioso. Requeriría una acción igualmente ambiciosa por parte de los formuladores de políticas para garantizar que los otros actores en la cadena de valor del transporte y la logística entreguen al mismo tiempo”.

IRU: “si nosotros, como sector, solo podemos contar con un porcentaje muy pequeño de ventas nuevas de vehículos basados ​​en combustión, hay dudas de que esta sea una opción real y práctica para nosotros”

Según argumentan desde ACEA, una reducción de CO2 del 45 % para 2030 significa que más de 400 000 camiones de cero emisiones tendrían que estar en las carreteras y al menos 100. 000 nuevos camiones de cero emisiones matriculados anualmente. “Esto requeriría- afirman-que más de 50. 000 cargadores de acceso público para camiones estuvieran en funcionamiento  en solo siete años, de los cuales unos 35 000 deberían ser cargadores de alto rendimiento (sistema de carga de megavatios). Además, requeriría unas 700 estaciones de recarga de hidrógeno”.

“Dado que las estaciones de carga que se adaptan a las necesidades específicas de los camiones hoy en día casi no existen, el desafío que tenemos por delante es enorme”, dijo la directora general de ACEA, Sigrid de Vries. “Nos preocupa que solo los fabricantes de vehículos se enfrenten a multas elevadas si otras partes interesadas no cumplen su papel para que esto sea posible, especialmente dado el bajo nivel de ambición que muestran los estados miembros en el Reglamento de infraestructura de combustibles alternativos (AFIR)”.

 

Esta noticia procede del sitio: Autonomos ¡En Ruta!

 

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no aparecerá en la página web.

Sus datos personales nunca se comunicarán a terceros.

Darse de baja es posible a través del enlace “Darme de baja” de nuestras newsletters o enviando un correo a: info@via-mobilis.com

Este sitio está protegido por reCAPTCHA. Se aplican las políticas de privacidad y condiciones de uso de Google.